Juguetes eróticos

Los juguetes eróticos constituyen un elemento muy importante en las relaciones sexuales de hoy en día.

Tras la liberación sexual de la mujer han supuesto todo una revolución y cada vez son más las mujeres o parejas que usan juguetes eróticos como parte de una vida sexual plena en sus relaciones sexuales.

Inicialmente los juguetes eróticos se concibieron para dar placer a la mujer ya que a muchas de ellas les cuesta llegar fácilmente al orgasmo. Con el tiempo las mujeres han aprendido a explorar y a usar su cuerpo y actualmente no solamente se usan como mera herramienta para llegar al orgasmo sino como instrumento de apoyo incluso en pareja. Existe la creencia de que los vibradores o juguétes eróticos están enfocados a satisfacer únicamente a la mujer en su soledad, e incluso muchos hombres los temen como una amenaza que hace peligrar su tesoro más preciado, la virilidad. Pero nada más lejos de la realidad, los juguetes eróticos deben ser no solamente una herramienta para salir de un apuro, sino un complemento de los dos, en los que ambos miembros de la pareja lo utilicen para explorar su cuerpo y darse placer mútuamente. Muchas lo usan mientras su pareja mira bajo una máxima excitación… ¿que hay más erótico que ver a una mujer masturbándose mientras te mira a los ojos…? En otros momentos se pueden usar con la pareja e incluso muchas mujeres les piden a sus parejas que usen el vibrador mientras practican la penetración con él, de esta manera la mujer puede llegar a satisfacer una de las fantasías más recurrentes entre ellas, poder practicar la doble penetración, aunque sea con un juguete…

Todo ello demuestra que los juguetes sexuales pueden usarse de infinidad de formas y maneras, hasta donde llegue la imaginación de la pareja. Al fin y al cabo lo más importante no consiste en el juguete en sí, sino en como y cuando usarlo. Para que ambos miembros de la pareja saquen el máximo partido de sus relaciones sexuales deben crear un ambiente idóneo de excitación donde ambos miembros colaboraren activamente, ya sea un día uno y luego otro o los dos a la vez. No hay que esperar a que la pareja lo haga todo y nos lo dé todo servido, ni tampoco hay que creer que un juguete erótico nos va a ayudar de todos los males en nuestra sexualidad. Los vibradores son una herramienta muy muy útil, pero como todo, hay que aprender a usarlos y ello únicamente requiere pasión y complicidad entre ambos miembros. Dile a tu pareja cuales son tus fantasías y pregúntale cuales son las suyas. Partiendo de una relación de confianza aprenderéis que muchas de vuestras fantasías guardan un factor común y podréis satisfacer a vuestra pareja en muchas de ellas, hasta donde vosotras y vosotros permitáis. No penséis que vuestra pareja va a tacharos de algún adjetivo soez, sed vosotras y vosotros mismos. Seguro que os sorprendéis…

Actualmente también existen, con mucho éxito por cierto, juguetes sexuales enfocados también al hombre, como los masturbadores para hombres que tan de moda se han puesto. Tenemos el caso por ejemplo de la marca Tenga. La experiencia nos ha demostrado que este tipo de productos eróticos masculinos gustan tanto a hombres como a mujeres; estas últimas son las que más lo compran a pesar de que sea para ellos, y es que como elemento de regalo constituye algo muy excitante. A la mujer por supuesto también le encanta ver a su pareja excitada y ambos deben formar parte de este triángulo amoroso entre pareja y juguetes eróticos…

Mira y remira. Empieza por un producto light, sobretodo que no te asuste o imponga, pero sí que te de mucho morbo. Ya habrá tiempo si se requiere de comprar más cositas. Aprende a sacar el máximo partido de tu relación con un juguete erótico…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.